El desarrollo de páginas web, las transacciones en línea, el uso de dispositivos electrónicos móviles y las aplicaciones que pueden instalarse en estos, se han convertido en aspectos determinantes para cambiar de forma radical la gestión de la información en las organizaciones. Esto ha llevado a que el big data sea utilizado en muchas áreas.

Este término se refiere a los volúmenes muy grandes de datos que requieren de métodos automáticos de captura, sistemas de almacenamiento confiables y métodos apropiados para su análisis. Esto permite que, por ejemplo, se construyan modelos predictivos para calcular la demanda de nuevos productos y servicios.